Brasil

La música de Brasil viene a menudo reducida por los clichés a la Samba de Rio de Janeiro, siendo en realidad una simplificación por la amplia variedad de músicas que existe en ese país (ver Shaw y Conde 2005 para un recorrido histórico del Brasil Hollywoodiano). Marta Puig Ávila (2014) indica la importancia que tuvo la película Orfeo Negro (Marcel Camus, 1959) cuya “banda sonora fue clave para la difusión del folklore musical brasileño fuera de sus fronteras. Junto a la llegada, no mucho después, de los principales músicos de Bossa Nova a Estados Unidos, dio lugar a un nuevo interés por la música brasileña tanto en Europa como en Norteamérica. Algunas composiciones de esta película, como ‘A felicidade’ y ‘Manha de Carnaval’, permanecen en nuestro imaginario colectivo como hitos de la música brasileña, mientras que en Brasil la recepción no fue la misma.”

Vemos en la película Notorious (1946), anterior a Orfeo Negro, en la que Hitchcock aparentemente quería música brasileña (Orypeck 2012), que la “ilustración musical” que el compositor Webb hace de la imagen de tarjeta postal de Rio de Janeiro mezcla la partitura convencional cinematográfica con música vagamente brasileña, sin poner una samba “tal cual” como quizás el espectador actual esperaría:


Llegada a Rio de Janeiro en Notorious (Encadenados) (Hitchcock 1946)

Utilizando unos ejemplos realizados por Kelly García Montero para su trabajo de fin de máster (2012), podemos ver las diferencias entre empatía y congruencia utilizando música brasileña o internacional para representar escenas ubicadas en Brasil. Por ejemplo, en estos tres ejemplos del inicio de Cidade de Deus (Fernando Meirelles y Kátia Lund, 2002) tenemos tres músicas diferentes:

  • La música de origen, que es una samba popular, tiene los códigos propios de la favela de Rio de Janeiro. Es pues una música altamente congruente con la imagen de la favela. Es también empática, en el sentido de que se adapta al ambiente existente, en cierto modo de fiesta popular.
  • En el segundo vídeo tenemos otra música brasileña, con un ritmo parecido, pero donde destaca la melodía alegre más que la percusión del primer vídeo. Tenemos pues una música congruente y también empática, pero esta vez crea un cambio en el ambiente respecto al primer vídeo: tenemos un ambiente más festivo y alegre, menos agresivo.
  • En el último vídeo tenemos la archi-conocida Sinfonía 40 de Mozart. A priori esta música es menos congruente (diferente origen, período y clase social), pero como público aceptamos que pueda ser asociada a esa imagen. La música orquestal occidental tiene más facilidad para no ser asociada a lugares y tiempos particulares, y seguramente una samba sería incongruente en una escena de Viena en el siglo XVIII. En particular, tiene una densidad rítmica similar a los ejemplos previos, con lo que se adapta al ritmo de la escena y esto crea congruencia y empatía: los gestos parecen más suaves y elegantes, y parece que estemos en una publicidad para productos alimentarios tradicionales. Esta última versión es más empática que claramente congruente.


Inicio de Cidade de Deus con la música de origen (Samba)


Inicio de Cidade de Deus con otra música brasileña


Inicio de Cidade de Deus  con la Sinfonía nº 40 de Mozart.

En los ejemplos de Kelly García con el inicio de Anjos do Sol (Ángeles del Sol, Rudy Lagemann, 2006) se puede observar el fenómeno contrario:

  • En la versión de origen tenemos una música cinematográfica (orquesta de cuerdas occidental) lenta y dramática, que no tiene asociaciones de tiempo o lugar pero sí de género (drama serio).
  • En la versión modificada, se utiliza una música brasileña (por lo menos de músicos brasileños), Omm Lula Côrtes – Omm , que recurre a instrumentos musicales del norte de Brasil (lugar donde transcurre la acción). La música tiene el mismo tempo, bastante melódica pero lancinante, y al ser una música brasileña experimental un poco disonante y con líneas melódicas entrecruzadas, permite indicar que el ambiente esta un poco “desestructurado”, crea una anticipación dramática. No es una música tradicional pero tiene instrumentos tradicionales, y la orquestación pequeña adecuada a la modestia del lugar (comparado con la música de origen que es propia de una gran producción).


Inicio de Anjos do Sol con la música con instrumentos del lugar ( Lula Côrtes – Omm ).


Inicio de Anjos do Sol con la música cinematográfica de origen.

Ambas músicas añaden una coloración dramática, lenta y melancólica a la escena, siendo quizás la música brasileña más congruente, y quizás por ello, más empática.

Bibliografía

García Monteiro, Kelly. (2012). La música brasileña como música fílmica. Trabajo de fin de máster, UPV, dir. Blas Payri. http://hdl.handle.net/10251/19149

Orypeck, Greg. (2012). Notorious (1946). En línea: http://www.classicfilmfreak.com/2012/09/12/notorious-1946-ingrid-bergman-alfred-hitchcock-claude-rains-cary-grant/

Puig Ávila, Marta. (2014). Mañana de Carnaval; o cómo Orfeo Negro trajo a Europa la imagen sonora de Brasil. VIII Simposio Internacional “La creación musical en la banda sonora”. Madrid: Universidad Complutense de Madrid. 

Shaw, L., & Conde, M. (2005). Brazil through Hollywood’s Gaze: From the Silent Screen to the Good Neighbor Policy Era. En L. Shaw, & S. Dennison, Latin American Cinema: Essays on Modernity, Gender and National Identity (pág. 180-208). Jefferson, North Carolina: McFarland & Co.